viernes, 12 de octubre de 2012

Retroanálisis: Banjo Kazooie (1998)


¿Quién no recuerda al mítico oso y a su emplumada compañera? En el E3 de 1997, Rare anunció como "Project Dream" al que sería el sustituto equivalente en Nintendo 64 de lo que Donkey Kong Country fue para Super Nintendo. Un año más tarde, el título saldría al mercado con el nombre con el que actualmente lo conocemos y como una tentativa de mejorar la fórmula de Super Mario 64. ¿El resultado? A continuación.


Todo comienza de una manera muy clásica; tan clásica, que sigue la estela de mitos como Blancanieves y Super Mario Bros: Tooty, la hermana de Banjo, es secuestrada un apacible día por la bruja Gruntilda, quien celosa por ser la más bella de todas, busca robar a la pequeña su esencia. El resto, continúa como siempre: el héroe ha de buscar a la personificación del mal, combatirlo, y arrebatarle de sus manos al ser querido. ¿Cómo cocina Rare esta combinación? Pues con un juego de plataformas rico, rico y con fundamento, al que no le falta nada: buena presentación, gráficos increíbles, un apartado de sonido brillante, una jugabilidad sencilla y sobre todo diversión, mucha diversión. Todo, en un sólo cartucho imprescindible para vuestra colección.

Volare/Cantare (8)
Lo primero que destaca del título, como ya he comentado, es el apartado gráfico. Con un entorno completamente tridimensional, Banjo Kazooie se nos presenta como un juego con un acabado poligonal de una altísima calidad, así como de texturas; en el que los bugs en vértices, aparición de fondos azulones y salidas de texturas brillan normalmente por su ausencia; dándonos el juego una sensación de solidez y de realismo aún mayor que la que vimos con Super Mario 64 un año antes. A su vez, el diseño de los personajes tampoco es una excepción; genialmente modelados tanto en su acabado como en su animación, dando como resultado un entorno con mucha personalidad.

Porque personalidad rezuma el juego. Un título en el que Rare ha recogido todo lo que hizo famoso a Super Mario 64  y le ha dado su propio toque personal. Con una estética un poco más infantil que el título de Miyamoto, Banjo Kazooie destaca además de por sus grandes gráficos, por poseer mundos aún más amplios, más coloridos y unos personajes dotados de gran carácter que interactúan constantemente entre sí con todo tipo de comentarios irónicos, pareados y sobre todo, trabajo en equipo y compañerismo.

¡Vegetales malvados!
En lo que al apartado de sonido respecta, Banjo Kazooie se nos presenta como un juego dinámico, en el que las melodías varían según nos vamos moviendo por el entorno, y en el que la banda sonora se presenta como simple, pero muy bien compuesta, alegre y pegadiza. En cuanto a los sonidos, todos tienen un carácter muy cartoon, bajo el cual los saltos, brincos y golpes adquieren un estilo muy onomatopéyico, así como las voces; limitándose éstas a a samples que otorgan aún más personalidad a unos personajes aparentemente mudos, pero llenos de emoción.

¡Tenacitas!
La jugabilidad es el punto más importante del juego: un título aparentemente idéntico que Super Mario 64 en cuanto a mecánica, con una historia parecida, un control casi idéntico y con unos -también- niveles interconectados; pero que sin embargo, mejora al original. ¿En qué exáctamente? Pues en unos niveles mucho más grandes, con un montón de personajes con los que interactuar, numerosos puzzles y con un trabajo en equipo entre el propio Banjo y su compañera Kazooie que hará del título una experiencia muy divertida. A su vez, el poder jugar como una termita, un abejorro o un cocodrilo, entre otros, hacen de Banjo Kazooie un título mucho más completo en el que divertirnos horas y horas a través de sus diez niveles.

Conclusión: Banjo Kazooie es uno de los mejores juegos de plataformas del catálogo de Nintendo 64 junto con su continuación para nuestra consola Banjo Tooie, el rey Super Mario 64, el irreverente Conker´s Bad Fur Day y el esperadísimo por entonces Donkey Kong 64. Es divertidísimo, y pese a seguir la misma mecánica que Super Mario 64, tiene elementos nuevos, personalidad y salero. Por si eso fuera poco, nos permite además guardar nuestras partidas en el cartucho sin necesidad del Controller Pack, por lo que podremos usar a nuestro antojo el Rumble Pack; y como único fallo que tiene -si es que cuenta como tal en un juego de plataformas de los noventa- es que no posea multijugador; ausencia que llena Banjo Tooie, su continuación. Cómpralo; es un imprescindible, y no te arrepentirás.


LO MEJOR

- Es divertidísimo, engancha y tiene un gran apartado técnico.
- El toque de humor que tiene.
- Rebosa alegría por todas partes.
- Permite Rumble Pack y las partidas se guardan sólo en el cartucho ¡mola!

LO PEOR

- Tiene cierto toque infantil, pero es el público al que está dirigido.
- No posee multijugador.

VALORACIONES

- Gráficos: 10
- Sonido: 9,5
- Jugabilidad: 10
- Duración: 9,2
- NOTA FINAL: 9,7

14 comentarios:

  1. JUEGAZO.

    Por entradas como esta me encanta este blog.

    Nada más que añadir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias!

      Ahora que estoy terminando con los títulos PAL de 1997 (me quedan cada vez menos que retroanalizar) voy a ir sacando juegazos del 98; para mí uno de los mejores años de la historia del videojuego.

      Eliminar
  2. Uno de los mejores juegos de la HISTORIA.

    Divertidísimo, lo pasé dos veces, tal era la necesidad de jugar a este juego. largo y difícil, hasta los huevos conseguí! (los huevos ocultos, no penseis mal)

    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡A ver si Rare se pone las pilas y hace juegazos como antaño!

      Eliminar
  3. Lo jugué hasta el nivel de las pirámides altamente adictivo pero no lo continue, por falta de tiempo, este año 2012 es el año de completar cosas inconclusas y una de ellas es Banjo Kazooie, iba a jugar el 007 the world is enough primero pero me ha entrado ese espíritu plataformero con el que tanto hemos disfrutado nuestra niñez y adolescencia, justamente tengo el cartucho a la mano, si pudiera mandarte una foto te la enviaría para que me creas y aunque mi novia piense que soy un baboso jugando este tipo de videojuegos, no hay nada como los juegos de antaño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los juegos de los 90 son los que más me gustan, así que tranki que no estás sólo jaja

      Dado tu amor por los juegos retro, te recomiendo que le eches un vistazo a este blog de blogs; http://retroinvaders.com/es

      Dada tu situación; jugaría primero al Banjo; ese 007, aunque es muy bueno, es claramente peor que Goldeneye o Perfect Dark.

      Eliminar
  4. Gran juegazo y grandes recuerdos!! Muy buen retroanálisis. Me lo he acabado no se cuantas veces, y seguiría jugando con él el resto de mi vida. La última vez lo jugué en emulador,la versión traducida, en alta definición y con un buen equipo de sonido, y fué como redescubrir el juego.

    Por cierto, gran blog!!! Desde hoy mismo voy ha hecharle un vistazo cada dia, me ha encantado la idea de dedicarle un blog a la que también fué, es y será siempre mi consola favorita jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me alegro que te guste el blog =)

      Cada semana voy a intentar publicar un retroanálisis así que permanece atento :)

      Eliminar
  5. Vaya juegazo, no pude jugarlo en su día, pero me hice con el hace bastante tiempo y es impresionante. Autentica maravilla, me engancho muchísimo, espero poder retomarlo algún día :)
    El análisis, perfecto.
    Saludos y sigue así por favor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Seguiré cada viernes actualizando, a ver si aguanto el ritmo jaja

      ¡Saludetes! ^_^

      Eliminar
  6. Muy cierto el apunte que haces, la historia que nos plantea en un principio Banjo-Kazooie es todo un homenage a Blancanieves.

    Como bien comentas, lo primero por lo que llama la atención este juego, además de por su diseño desenfadado y cachondo, es por sus graficazos, por sus pedazo de texturas que en su momento me dejaron con la boca abierta y que me sirvieron para dar envidia a cuantos usuarios de PSX se pasaban por mi casa a probarlo.

    Yo también coincido en que BK coge la experiencia de Mario 64 y la termina de pulir añadiendo más cosas, pero no sabría decirte, en conjunto, que experiencia jugable considero mejor de las dos, tienen cada uno su personalidad y son diferentes, lo que está claro es que este juego le pudo mirar de tu a tu sin despeinarse, algo que muy pocos juegos han podido hacer.

    ResponderEliminar
  7. demasiado bueno aun lo sigo jugando...tanto el banjo kazooie como el banjo tooie...es una lastima que rare decidio no seguir trabajando para nintendo...

    ResponderEliminar